Nuevos trucos sobre la manipulación y conservación del pescado fresco

Imagen de un saludable plato de sashimi cedida por J. Lastras.

Imagen de un saludable plato de sashimi cedida por J. Lastras.

Si quieres ahondar en los aspectos más importantes a la hora de comprar pescado fresco, sigue leyendo, pues una correcta manipulación es fundamental para conservar toda su frescura. Así, fíjate en que el género se encuentre cubierto por hielo en el punto de venta y colocado sobre una superficie inclinada, pero no porosa, destinada a eliminar el agua procedente del deshielo. Aunque si el pescado está troceado, no debe estar en contacto con el hielo. Respecto a la limpieza, conviene escamar las piezas, eviscerarlas lo antes posible y lavar bien la cavidad abdominal de los peces. De este modo, conseguirás eliminar el parásito anisakis. Pero, además, recuerda no mezclar los pescados limpios con aquellos que aún no lo están ni con los trozos ya cocinados.

Por otro lado, al tratarse de un alimento extremadamente perecedero, su conservación es clave para consumirlo en condiciones óptimas, degustar todo su sabor y aprovechar sus beneficios para la salud. La refrigeración y la congelación son los métodos más utilizados al efecto, aunque la mejor solución es cocinarlo a la mayor brevedad posible. Entretanto, los pescados magros aguantan de uno a tres días en el frigorífico y de 6 a 8 meses en el congelador. Los pescados grasos, por su parte, resisten hasta 72 horas en la nevera y de dos a tres meses congelados. Por último, las piezas cocidas pueden permanecer de tres a cuatro días en el refrigerador y de cuatro a seis meses congelados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...